lunes, 19 de julio de 2010

# 3


Cualquier toma de decisión que suponga una hipoteca más allá de su tiempo excede en todos sus términos el espacio corrompido de lo político.


El ámbito de lo político tiene su morada en el desarrollo ordinario de los acontecimientos, donde la vida y la muerte danzan de la mano un baile cuyas notas apenas presentimos ni se dejan escuchar.


El momento de la decisión viene determinado por el tiempo crítico y abarca un tiempo excepcional, un instante hecho de instantes frustrados y fisurados en los que la enhiesta figura soportada e intuida “excede” cualquier sentido y sabe, consciente, de su falta de legitimidad en una Historia que ha llegado a su fin y se sabe plena y renuncia al tiempo que la urge en nombre de un proyecto marchito.


Sólo por unos instantes, el eterno ciclo queda en suspenso y el retorno a lo mismo señala el camino hacia el centro de la esfera en la que nos vemos atrapados como el insecto en la tela de araña;


(... aunque, al menos, ya no somos marionetas de su rueda).


Requerimos de un nuevo concepto de lo político, de su revisión, cuyo horizonte inabarcable no sea más que este presente al que ha de atender y curar más allá del horizonte histórico que lo constriñe.


La profesionalización de lo político ha contribuido, sustentada por espacios delimitados que determinan nuestra identidad y nuestra capacidad de acción, a la destrucción y muerte de la condición misma de este viejo concepto con el que, en su día, nos autoproclamamos Humanidad. Porque lo político no es más que aquello que acontece en nuestras relaciones personales, inmersas en serias, inevitables y, por ello mismo, insobornables, estructuras de poder; aquello que es temporal, provisional, y no un entramado institucional dado en el que participar adhiriéndose a un grupo marcado, con mayores o menores opciones de triunfo.


El Final de la Historia, por todo ello, implica una revisión profunda y crítica del concepto de “ciudadanía” capaz de salvar la experiencia; requiere la disolución de los espacios y el destierro fronterizo de nuestra especie: una vuelta al origen; implica también una relectura en torno a las posibilidades de poner en marcha pequeños experimentos a modo de ensayo para el desarrollo de micro-utopías que vuelvan, a su vez, a otorgarle el rango de ciudadanía a los habitantes de las polis, entendida ésta como entramado confuso de relaciones horizontales.


En nuestras sociedades contemporáneas, principalmente aquellas que han sido lastradas y larvadas en un pensamiento religioso monoteísta, los individuos pierden, tarde o temprano, su poder de ciudadanía aniquilando y empobreciendo su experiencia. Los antiguos miembros de la polis se constituyeron en elementos que conformaban la ciudad, eran ciudadanía, fueron polis (en un sentido muy poco maniqueo); un ciudadano de nuestros estados modernos pierde conciencia de su poder como ciudadano, ajado por su experiencia doblegada, y entrega su poder a las altas instancias para las que trabaja y por las que sucumbe, para formar parte de un engranaje cuyo único fin es su no finalidad, velada bajo el concepto más abominable: el horizonte incansable y incomprensible del progreso, en cuyo nombre firman en nuestros parlamentos actas de defunción o penas de muerte cada día de la semana.


El momento para las pequeñas utopías prescinde de cualquier pretensión del tiempo histórico tal y como ha sido concebido desde el comienzo de la Historia, con el origen de la escritura, es historia del Final de la Historia, y adquiere su fuerza y mantiene su piedra de toque en aquellos espacios que se flexibilizan, ensanchan, moldean... a expensas de cualquier noción o engendro de Tiempo o urgencia. La posibilidad de construir espacios utópicos tiene por condición la renuncia voluntaria a hacer de ellos un proyecto más allá del tiempo de su posibilidad, de su tiempo.


En nuestras manos está la decisión, oculta tras la crisis que acompaña nuestro tiempo: podemos continuar siendo esclavos de esta rutina que es la Historia cuando se deja guiar por el progreso o podemos construir nuestras vidas tal como requiere cada instante a expensas de la Historia en este Final de la Historia por el que deberíamos brindar con júbilo.


Porque el Final de la Historia es el triunfo del Hombre.



(Así sea.)


4 comentarios:

  1. Me encantó el último párrafo.Veo que, aún con estos calores, tus neuronas hacen magnificas exudaciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, querida T.

    Tú lo has dicho prefectamente: exudaciones.

    Si te soy sincero, esta serie de textos en realidad son bocetos que, si tuviera tiempo y ánimo para trabajarlos como debiera, podrían formar parte de un todo más "ambicioso" y no debería estar colgándolos aquí...

    Debe ser que con el calor me vuelvo poco ambicioso.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Estimado Rai,

    No me malinterprete. Me gusta jugar con las palabras descontextualizándolas, tal como los dadaístas con los ready made. Me ha parecido muy interesante tu escrito y en tu línea de profundidad. (demasiado sesudo para estos calores, de ahí mi broma).

    He visto que medita sobre el tema de la ciudadanía. Me permito citarte un par de cosas que leí hace un tiempo, si ya las conoces pues las obvias, en caso contrario creo que pueden serte de interés.

    -Mezzadra, Sandro (2005) “Ciudadanos de la frontera y confines de la ciudadanía (pág. 100-118) en S. Mezzadra , Derecho de fuga. Migraciones y globalización. Madrid : Traficantes de sueños.

    -Francisco Serra “Ciudadanía” y Marie José Devillard “Ciudadano” (2007) en VV.AA. Diccionario de Relaciones interculturales. Diversidad y Globalización. Madrid: Editorial Complutense.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. No te preocupes, ni te malinterpreté ni me lo he tomado a mal... "Exudaciones" define muy bien eso que hago aquí.

    Merci por la información, ya le echaré un vistazo, si es que puedo. Aunque debo confesarle que yo siempre he sido y seré más 'filo' que 'poli'... algo que quizá le explique algún día, no aquí, en otro contexto.

    Un beso

    ResponderEliminar