sábado, 25 de junio de 2011

El futuro ya no es lo que era


Europa siempre fue una encrucijada, por sus tierras, cuando todavía las fronteras no eran más que accidentes geográficos, han pasado, se han alimentado y le han servido como abono, millones de vidas, numerosas culturas, cientos de lenguas… Europa es un constante cruce de caminos volcado hacia el Mediterráneo frente al que, en más de una ocasión, nuestra especie, se ha jugado el destino.


Hoy, una vez más, Europa tiene la vez y, ante su disyuntiva, es su propia ciudadanía quien mantiene la respiración.


Una oleada de dignidad campea nuevamente por Europa, sin que la conjura de la otra Europa sepa interpretar y menosprecie a cada paso las razones por las que, exigimos, no ha lugar a dicha disyuntiva.


O somos Europa, y volvemos a mirar al Mediterráneo, o será el Atlántico, con sus mareas inestables, con sus aguas poco mansas, el que anegará de una vez por todas el sueño de Europa.


Con el futuro Pacto del Euro que los estados miembros se atreven a firmar sin haber sido sometido a referéndum, se cierra un ciclo de tratados y acuerdos que ponen fin al proyecto del sueño europeo, al proyecto cosmopolita vinculado al espíritu de la Revolución Francesa, y podemos entrever ahora el rostro de Mefistófenes quienes un día firmamos nuestra adhesión a la Unión sin saber que lo rubricado era un pacto con el diablo.


Los estados han visto anulada su soberanía a lo largo de estos años ante exigencias externas al espíritu que nos unió, mientras su ciudadanía permanecía en silencio, mirando hacia otro lado o haciendo el cálculo del incremento del precio de su vivienda en los años de bonanza… en los años venideros.


Nos han mentido y nos hemos mentido: el precio del progreso, de este progreso, es un creciente menoscabo de nuestra dignidad, de nuestra capacidad de acción y de nuestro desarrollo como individuos.


Con este último Fin de fiesta que nos tenían preparado, este empobrecimiento de la experiencia sensible y vital de nuestra ciudadanía comienza a asumir el sesgo melodramático, cuando no miserable, propio de las contrautopías noveladas durante la primera mitad del siglo pasado, con una diferencia, claro está. Aquellas novelas que nos mostraban mundos aparentemente felices, donde el individuo se veía enfrentado o coartado ante superestructuras tremendamente eficientes y erguidas en nombre del progreso o cualquier otro ideal, bien fuera social, tecnológico o espiritual, eran hijas de la sospecha en su forma más primordialmente repensada: ¿Ten cuidado con tus deseos, o podrían hacerse realidad?, parecía, que nos susurraban al oído.


Nos las veíamos con sociedades donde los individuos eran anulados por el sistema, ejemplificando una forma de reescritura macabra del pacto social, donde la comunidad o el Bien institucionalizado, donde la idea, se anteponía, de cualquier forma, a los individuos que la hacían posible. A cambio de ello, en contraprestación a su entrega, dichas sociedades, eran mundos felices en los que el dolor o la necesidad habían sido abolidos, por medio de un determinado orden social o desarrollo tecnológico.


A nosotros, en cambio, ni tan siquiera nos dan la posibilidad de participar en dicho intercambio: nuestro futuro, el que nos espera, no será el de un mundo feliz; pues el dolor, la miseria y la necesidad son el alimento de la Bestia que hemos creado, el de la Bestia que ha de firmar el acta de defunción de toda una generación y de su entrega, sin reservas ni distopías; también el sometimiento de las venideras, de nuestros hijos, a quienes no podremos mirar a la cara mañana.


Muchos de nosotros queremos un mañana con la cabeza erguida, que sepa ser ecuánime con el presente que lo posibilita, delicado con el fundamental valor de todo lo perecedero; un mañana sin esta presencia constante del mañana, cuando se cierne sobre nosotros como una amenaza. Otro mañana. Quizá, por todo ello, el domingo pasado leía en una pancarta que “El futuro ya no es lo que era”; quizá es que algunos hemos tomado consciencia de que todo lo que está en juego estos días es algo más que el futuro.



No, el futuro ya no es lo que era.


No, ni lo será. El futuro es nuestro, a menos que, esta vez, otra generación vuelva a dejarlo escapar.


9 comentarios:

  1. Extraordinario post, Rai. Da gusto leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A ti por la visita.

    un abrazo,

    rai

    ResponderEliminar
  3. Plas, plas, plas...
    No son bofetadas, son aplausos.
    Excelente, oiga.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  4. Merci, aunque ya sabemos que a usted lo del 15 M no le gusta mucho...

    un abrazo, gili

    ResponderEliminar
  5. qué grande eres...

    nuestro futuro va camino a la guillotina, a lo mejor cortando cabezas es cuando esto empiece a tener sentido.

    A mi me da mucha pena.


    por cierto, el titulo es genial.

    besos Rai.

    ResponderEliminar
  6. El panorama a mí me parece desolador. Creo que sería necesario que toda la sociedad expresara su voluntad de cambiar el sistema y me parece complicado. Quizá podamos contar con los jóvenes, pero dudo que se pueda con la mayoría envejecida y acomodada. Excelente Rai.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Vero, y cuando me pongo de puntillas se me ve aún más...

    un abrazo

    Daniel, el panorama es más que desolador, es miserable, y como dices, es complicado, muchísimo. Lo bueno que tenía el movimiento del 15 M era que acaparaba a muchos espectros sociales, varias franjas de edad... Esa heterogeneidad ha decaído, todavía se la puede ver en manifestaciones como la del domingo pasado, pero no en las asambleas.

    Es complicado, porque el mundo en el que vivimos es complicado, pero más aún, porque el mayor enemigo del movimiento es el movimiento mismo: resulta difícil hacer política no partidista sin terminar siendo un partido; resulta difícil, para quienes más se dejan ver y oir, no apropiarse del movimiento...

    Según lo veo, si este movimiento logra extenderse en el tiempo sin que todos mis temores se concreten, entonces, la masa descontenta será mucho mayor. Las medidas que se están adoptando no tienen ni pies ni cabeza, son pan para hoy y unos cuantos, para ajustar las cuentas, y hambre para la mayoría al día siguiente... y ese día, si esto no se ha pervertido, ese día, Daniel, no habrá suficientes Mossos d'Escuadra para proteger nuestra casa, quizá sean ellos mismos quienes nos ayuden a "volver a entrar en los parlamentos".

    Gracias por el cumplido y un abrazo

    Rai

    ResponderEliminar
  8. Eres un sol!!!!
    Mujer asilvestrada

    ResponderEliminar
  9. últimamente consigue ruborizarme todo el mundo.

    Merci


    rai

    ResponderEliminar